consultas@avanzas.cl

+562 2632 8082 +569 9265 0337

Avanzas

Mediación familiar, Resolución de conflictos

CONTACTO
Mediación Familiar
  • Mediación Familiar
  • Mediación Familiar
  • Mediación Familiar
  • Mediación Familiar
+ JURISDICCIÓN DESCARGAR PDF
Comunas de Atención
Si al menos una de las partes de la mediación, padre, madre o hijo mayor de 18 años pertenece a las siguientes comunas de nuestra jurisdicción:
Quilicura
Huechuraba
Lo Barnechea
Renca
Conchalí
Vitacura
Independencia
Recoleta
Las Condes
Providencia
Estación Central
Santiago
Ñuñoa
La Reina
Maipú
Cerrillos
Macul
Peñalolén
La Florida

Ventajas de la mediación familiar


Proceso pacífico: A pesar de que los acuerdos son legalizados a través del tribunal de familia y tendrán la misma validez de una sentencia, se trata de un proceso que intenta resolver los temas relacionados con los hijos antes de que sea necesaria una demanda judicial, por eso se dice que es pre-judicial.  Si se llega a un acuerdo ya no es necesario iniciar una demanda, dejando así, ordenados y legalizados los temas relacionados con mantenimiento y crianza de los hijos en común.

La mediación familiar es un proceso rápido: Es consciente con tu tiempo pues sabemos que es un bien escaso en esta ajetreada sociedad, puede durar entre 1 a tres sesiones  y tiene un plazo máximo de 60 días en tener respuesta o resolución judicial desde el Tribunal de Familia correspondiente, contados desde el primer contacto.

Es un proceso económico: Tenemos un monto fijo por mediación familiar con acuerdo, el cual es bastante accequible al grueso de la población sobre todo considerando de que es un trámite legal que además tiene amplias ventajas en términos de relaciones interpersonales y prevención de conflictos futuros.

Aporta a la tranquilidad personal y del entorno: Debido a que procura acuerdos, es menos desgastante emocionalmente porque no implica una confrontación sino que una instancia de diálogo y de tomar acuerdos sobre temas relacionados con los hijos en común. Al no ser una confrontación, aporta tranquilidad a los hijos y familiares cercanos.

Ambos ganan:  En un acuerdo mutuo, ambos ganan, por que no es una confrontación sino que la búsqueda de colaboración entre personas que a pesar de no ser pareja, seguirán siendo padres.

Como pedir una mediación familiar

Para acceder a nuestros servicios de  centro de mediación familiar, sólo deben enviarnos un correo electrónico, whatsapp, o contactarnos vía telefónica. La persona que pide la mediación será el solicitante y la otra parte será el o la solicitada, se requieren los datos de contacto de ambas partes, es decir, teléfono, correo electrónico, domicilio, además del número de hijos y edades de éstos, para poder citarles al encuentro de mediación familiar.

Documentos requeridos.

El primer encuentro, deben llevar los siguientes documentos:

Obligatorios

Certificado de nacimiento de los hijos menores de edad o mayores de edad que se encuentren estudiando hasta los 28 años. (Puede ser aquel que se adquiere de forma gratuita en www.registrocivil.cl, para asignación familiar)

Copia de la cédula de identidad de las partes por ambos lados.

No obligatorio, sólo si corresponde

Copia de sentencia de divorcio o acuerdo anterior

La mediación familiar está orientada por los siguientes principios básicos, para que se den las condiciones Óptimas en el proceso:

Neutralidad:  El proceso es neutro en términos de que ambas partes serán tratadas de igual forma, como en una hoja en blanco no conocemos a las personas por lo que no se puede emitir juicio hacia su persona, por lo que el foco de nuestro centro de mediación familiar será trabajar en base a un conflicto para llegar a acuerdos y prevenir conflictos futuros.

Imparcialidad: En nuestro centro de mediación familiar, ligado al principio anterior, quien guía la mediación, no tomará partido por ninguna de las partes, por este mismo principio se habla de partes y no de ofensor(a) y ofendido(a).  Porque siempre en un conflicto existen 2 partes y ambas tienen  verdad y  responsabilidad en éste.

Voluntariedad:  Es un proceso voluntario, considera el deseo de las partes de llegar a un acuerdo pacífico el cual  puede terminar en cualquier momento,  en  caso de que alguna de las partes lo requiera.

Confidencialidad: Este principio está referido a la confidencialidad de la parte mediadora respecto de los temas tratados dentro de la mediación, sin embargo, esta confidencialidad no aplica en caso de abuso o daño grave contra menores de edad.

MATERIAS OBLIGATORIAS DE MEDIACIÓN FAMILIAR

Alimentos o pensión alimenticia: Los alimentos están referidos al aporte que cada padre debe hacer para la mantención de sus hij@s, que les permitan cubrir sus necesidades básicas de alimentacion, vivienda, vestuario, educacion, salud, movilización, recreación.  Este aporte debe estar acorde con las necesidades de los alimentarios (hij@s), pero también de acuerdo a las posibilidades reales del padre o madre que no vive con sus hij@s (alimentante).


Cuidado Personal:  Esta materia se refiere al padre o madre que  tendrá el cuidado de l@s hij@s,  vivir con ell@s, y cumplir con todas las responsabilidades que esto implica.  El padre o madre que no viva con sus hij@s, será quien debe aportar económicamente a la mantención de sus hijos. En la mediación ambas partes pueden acordar quien se hará cargo del cuidado personal de los hijos y legalizar este acuerdo a través de la Resolución Judicial del Juez de familia.

 


Visitas o Relación Directa y Regular:  Esta materia está referida a la relación que debe tener el padre o madre que no viva con sus hij@s con ellos, aún cuando los padres ya no sean pareja, l@s hij@s deben saber que pueden contar con ambos, que la crianza pueda complementarse a través del compartir las distintas etapas de la crianza de l@s hij@s, sus juegos, intereses, acompañar en el desarrollo y crecimiento, en su desempeño académico, etc.

 

 

 

TERAPIA FAMILIAR Y SEPARACIÓN

CONFLICTOS DENTRO DE LA PAREJA: En caso de que la pareja esté pasando por un período de conflicto que no necesariamente termine en separación, pero que requiera de la intervención de un profesional para superar las trabas en la relación, puede abordarse a través de la terapia familiar, ya sea del tipo psicoterapia familiar o si el problema es de comunicación y de organizar temas relacionados con la vida en común, puede tratarse a través de una intervención en mediación familiar del tipo transformativo.   En ambos casos, se puede trabajar con la familia en su conjunto de acuerdo a las necesidades del proceso.   

SEPARACIÓN MOMENTANEA O PERMANENTE: En el caso de la separación,  necesariamente trae consecuencias personales, positivas o negativas, los cambios siempre implican un tiempo de acomodo y de reorganizar la vida, tanto la pareja que se rompe,  como para l@s hij@s.  Es una realidad, que se debe comenzar a digerir de forma no traumática este cambio que l@s hij@s no buscaron ni quisieran que ocurriera, pero que está y lo importante es aprender a organizar esta nueva vida de manera que las relaciones se den de una manera sana, todo por el bien superior de l@s hij@s y el ejemplo de como deberían resolverse los conflictos.  Es importante que l@s hij@s sepan que son queridos por ambos y que a pesar de las diferencias entre los padres, éstos pueden conversar para organizar de la mejor manera el modo de crianza de los hijos, como mantendrán sus gastos y necesidades, como compartirán con ellos, etc.  En estos casos es importante minimizar los cambios en l@s hij@s a través de seguir proporcionandoles seguridad manteniendo la relación con el padre o madre que ya no vivirá con ell@s, manteniendo dentro de lo posible una calidad de vida similar a la que tenía antes de la separación de sus padres y sobre todo evitar el daño de ver a sus padres confrontados.  Para ello, la mediación familiar aporta el que puedan conversar sobre todos estos temas de manera pacífica, llegando a acuerdos mutuos y legalizándolos a fin de asegurar el bien superior de sus hij@s para proteger sus derechos, pues como antes se señaló es una experiencia que ellos no quisieran vivir, salvo en algunos casos específicos.    En caso de que se trate de una separación momentánea o que la pareja vuelva a estar junta, el ordenar los temas relacionados con los hijos en común solo le aseguró a ellos el poder contar con el apoyo económico y emocional de sus padres durante el tiempo en que éstos no estuvieron juntos.

MEDIACION FAMILIAR Y VIOLENCIA INTRAFAMILIAR

La mediación familiar, supone un equilibrio de poderes entre las partes, es decir, que estén en igualdad de condiciones para tomar acuerdos y decisiones  sin sentir miedo ni verse perjudicad@ o amenazad@ de algún modo porque la otra parte ejerza algún tipo de poder sobre la otra persona.   Este principio no se cumple si existe antecedente de violencia intrafamiliar, por lo que no se darían las condiciones para que las partes lleguen a acuerdos mutuos, siempre la parte agresora querrá imponer su posición en desmedro de la otra parte.  Por lo que no se podrá atender casos con antecedentes de violencia intrafamiliar.  No obstante, por ser la mediación un proceso previo a la demanda judicial, se puede pedir una mediación y si se detecta o se es informado de que existe o existió violencia intrafamiliar, se suspenderá el procedimiento salvo en casos en que por el bien superior de los hijos se haya llegado a un acuerdo dentro de un ambiente de respeto.

 

 

 

Mapa del Sitio
Diseño responsive:
ContactoLlamar

Contáctenos

Desarrollado por

Tweet